• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • (+571) 300 2628

Además de la uniformidad en color de las crías, observamos que el desarrollo de ellas estaba muy afectado por la producción de leche de la madre. Cuando la vaca Brahman producía buena leche, los pesos de destete a los nueve meses eran en machos 250 kilos y en hembras 220 kilos, criadas en potrero y sin suplementación.

Estos pesos bajaban en proporción directa a la habilidad materna de la vaca, llegando en pocas ocasiones (3 a 4%) a tener los llamados “sutes” o raquíticos con pesos de 120 kilos.
Nuestra idea inicial era que estábamos produciendo un cruce terminal donde machos y hembras irían al frigorífico. Como la adaptación a las condiciones de Cabuyaro fue excelente, algunas hembras no salieron para el matadero y dieron crías con toros Brahman.
Fue allí grande nuestra sorpresa: muchas de las vaquillas LIMBRA (LIMOUSIN x Brahman) perdieron cuartos de la ubre porque su producción de leche fue superior a la que lograba consumir la cría.
Esto nos indicó que siendo excelente la adaptación de la vaca al entorno, podíamos estar viendo en la LIMBRA, una hembra capaz de reemplazar en el largo plazo a las vacas Brahmán, con la ventaja de una mayor habilidad para producir leche.
Los primeros cruces fueron LIMBRA X Brahman , con lo cual las crías resultantes tenían 3/4 Brahman y 1/4 Limousin. Estas crías se comportaban muy bien. Sin embargo,quienes compraban hembras Brahman para cría, las despreciaban por unos pocos pelos monos en la testuz. Los machos los engordamos con éxito para el matadero y finalmente las hembras 3/4 las conservamos para nuestra propia cría.
El tratar de resolver con que cruzar las LIMBRA fue lo que originó la llegada de la raza Bonsmara a Colombia, como lo veremos más adelante.